Exención en IRPF para trabajadores desplazados al extranjero

Los requisitos para poder aplicar dicha exención son los siguientes:

  • La cuantía exenta en el IRPF no puede superar los 60.101 €. Se calculará aplicando a la remuneración anual obtenida, el porcentaje de días de permanencia efectiva en el extranjero durante el ejercicio fiscal.
  • La renta obtenida debe ser calificada de rendimiento del trabajo, siendo el trabajador contribuyente por el IRPF en España. Se considerará residente fiscal quién haya permanecido más de 183 días al año en territorio español o quién, en defecto, mantenga su centro de intereses económicos o vitales (núcleo familiar) en España.
  • El trabajador debe desplazarse físicamente fuera del territorio español para prestar sus servicios, debiendo efectuarse los trabajos para una empresa o entidad no residente en España, lo que requerirá demostrar que esta empresa extranjera es la beneficiaria última de dicho trabajo.
  • Es necesario que el país donde se presten los servicios haya establecido un Convenio de Doble Imposición Internacional con España, con cláusula de intercambio de información. Este es un requisito de tipo formal, que no exige en modo alguno que se haya tributado efectivamente en el país donde se ha residido temporalmente. En la actualidad, de los países pertenecientes a la Unión Europea sólo queda Chipre por firmar Convenio de Doble Imposición con nuestro país.
  • Los trabajos no pueden realizarse en países calificados como paraísos fiscales.
  • Por último, resulta incompatible la mencionada exención con el régimen de excesos de dietas excluidos de tributación.

Llegados a este punto, es necesario precisar que la Ley del Impuesto no condiciona la exención a que la entidad contratante en el extranjero sea independiente de la española. No obstante, debe reconocerse que deberá prestarse especial atención a aquellos casos en los que la empresa destinataria del trabajo y la prestadora formen parte de un mismo grupo societario. Y es que la Administración viene entendiendo que cuando el desplazado presta servicios a una empresa vinculada es necesario que ésta (la no residente) reciba una utilidad del mismo, o en términos de la propia Dirección General de Tributos:

“Es decir, si, en circunstancias comparables, una empresa independiente hubiera estado dispuesta a pagar a otra empresa independiente la ejecución de esta actividad o si la hubiera ejecutado ella misma internamente. Si la actividad no es de las que una empresa independiente hubiera estado dispuesta a pagar por ella o hubiera ejecutado ella misma, no debería, en general, considerarse que el servicio se ha prestado.”

Por ello, es recomendable que antes de aplicar la exención regulada en el artículo el 7.p, y especialmente en operaciones con entidades vinculadas, se posean los medios de prueba suficientes de dicha utilidad, siendo especialmente necesario que exista una correcta documentación de precios de transferencia.

En cualquier caso, y ante la eventual comprobación a la que la Administración puede someter al contribuyente, es recomendable disponer de la documentación justificativa necesaria, y que se enumera a título ilustrativo:

  • Carta de asignación
  • Partes de trabajo en el extranjero
  • Solicitud de certificado de cobertura a efectos de Seguridad Social (modelo E-101),
  • Permisos de trabajo en el país de destino
  • Justificantes que acrediten el desplazamiento (billetes de avión) o justificantes del alojamiento (facturas de hoteles, contratos de arrendamiento de viviendas, etc.).

 Bitácora Asesores

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Cuestiones fiscales, Recursos Humanos